Manchakuypi Kay

El año de la muerte del liberalismo peruano

Pablo Secada y la eterna crisis del liberalismo criollo

Publicado: 2014-12-29

En en el Perú existen muchos partidos pero no existen partidos liberales. El APRA pese a su giro a la derecha nunca estuvo a favor del libre mercado, Haya de la Torre en el discurso de inaguración de Asamblea Constituyente en 1979 se pronuncio en contra el liberalismo clásico. El fujimorismo es neoliberalismo recogiendo lo peor de Friedman. PPK no es un liberal sino un corporativista que comparte una retórica populista como fujimoristas y apristas. Perú Posible es un proyecto personal de Toledo y Alianza para el Progreso es otro proyecto de Acuña. Acción Popular predica una forma de nacionalismo populista. El nacionalismo es demasiado estatista y la izquierda tradicional en general siente aversión por la palabra libre mercado. 

Pero decían que elecciones municipales todo iba cambiar. Pablo Secada, joven economista y regidor de Lima, decía cosas más interesantes que la mayoría de regidores de la oposición que solo insultaban a Villarán, la prensa ciertamente le tenía simpatía. Secada había estudiado en Universidad del Pacífico y hecho estudios de postgrado en la Universidad de Chicago. Era un liberal que buscaba un gobierno eficiente con reformas del Estado en los programas ecónomicos, reduciendo el tamaño del Estado y fomentando la inversión; se diferenciaba de los neoliberales en la gradualidad de sus cambios, también estaba a favor de la legalización de las drogas y el matrimonio igualitario.

Ya era precandidato por el PPC para la alcaldía de Lima. Pero las denuncias por violencia doméstica y luego la agresión a una mujer policía terminaron la buena relación con la prensa que algún día tuvo. El video de la agresión a la policía en la que el regidor muestra una actitud clasista y sexista fue ampliamente condenado. Las explicaciones sin sentido solo agravaban su situación, la candidatura había terminado.

El termino de la candidatura alegro a Raúl Castro y cierta parte de la dirigencia del PPC que seguía teniendo una estrecha relación con el fujimorismo. Secada ya había denunciado los negociados de esta facción por la que no tenía simpatía. Vale recordar que el PPC es un partido conservador no liberal. Su programa favorece un centralismo en favor de las empresas y mantener cierto asistencialismo social. Pensar que una eventual victoria de Secada hubiera hecho posible que los liberales se sumarán al PPC y a partir de una mayor presencia númerica y rédito político hubieran podido capturar el partido no es imposible. Sin embargo no fue así.

Secada es miembro del Instituto Peruano de Economía que agrupa a una serie de economistas liberales que prefieren organizarse en un think tank que en un partido. Desde el fracaso de Mario Vargas Llosa es difícil pensar en el triunfo del liberalismo peruano. Incluso una eventual triunfo de Secada en Lima no hubiera tenido repercusión a nivel nacional. Contrario a lo que muchos politólogos piensan el votante peruano no es de derecha. Alan fue elegido como opción populista en contra de una derechista Lourdes Flores. Keiko recurrió para las elecciones a la memoria de su tecnócrata padre y su promoción del asistencialismo en vez de su programa económico. El liberalismo propone un gobierno eficiente y promoción de la inversión algo que casi cualquier político dice. En un país dónde la gente tiene tanta desconfianza a la clase política, porqué creerle al liberal que en ocasiones habla de temas que la gente no entiendo o no le interesa. El 2014 el supuesto año de renacimiento del liberalismo criollo, su líder más visible se convirtió en su verdugo.


Escrito por


Publicado en